Para evitar que el campamento de migrantes se convierta en un punto de contagio de coronavirus y que esto a su vez pudiera afectar la salud de los matamorenses, este martes se procedió a sanitizar el área que ocupan en las márgenes del río Bravo, en donde se estima se ubican más de 1,300 personas que buscan obtener visa humanitaria por parte del gobierno de los Estados Unidos.

El alcalde Mario Alberto López Hernández instruyó a la secretaria de Salud, Nidia Maldonado Ruiz, encabezar las acciones que se realizan en coordinación con la Secretaría de Desarrollo y Bienestar Social y la dirección de Espacios Públicos.

Y a temprana hora de este martes, la directora de Espacios Públicos, Myria Leal Guajardo, acompañada de su equipo de trabajo procedió a la desinfección en el campamento migratorio, ubicado en las cercanías del puente nuevo internacional.

Estas acciones informó la secretaria de Salud Municipal, Maldonado Ruiz, son para evitar que los migrantes pudieran convertirse en portadores del contagio y con esto, afectar la salud de las familias de Matamoros.

Más tarde se sanitizó el área de gimnasio del deportivo “Ing. Eduardo Chávez” en donde también se alberga a 150 migrantes aproximadamente.

Las acciones de este martes y que incluyeron la entrega de mil cubre bocas, también se realizaron en la colonia Tierra y Libertad, en donde el personal de la Secretaría de Salud midió la temperatura corporal de cada una de las familias para verificar que no presentaran síntomas de coronavirus.

Maldonado Ruiz pidió a la ciudadanía acatar las disposiciones de la Secretaría de Salud para frenar el coronavirus en Matamoros, lo anterior porque este martes ya se registraban en esta ciudad 3 fallecimientos y más de 50 casos positivos.