Las actividades programadas en el marco del “Festival de la Huesuda 2019” impulsado por el alcalde Mario Alberto López Hernández para celebrar la vida después de la muerte, continuaron este sábado con coloridas estampas presentadas en los panteones municipales y en algunos Museos, entre ellos, el de Rigo Tovar en donde se instaló un altar para recordar el legado del ídolo del pueblo que llevó el nombre de Matamoros a nivel internacional

Uno de los principales escenarios para celebrar el “Día de Muertos” fue el panteón antiguo que data de 1832, en cuya entrada se instaló una monumental mampara para recibir a las familias que visitan las tumbas de sus familiares, entre ellas, personajes que forjaron parte de la historia de Matamoros.

En la entrada de este cementerio se presentó el programa musical “Con la muerte se baila” en donde participó el ballet folklórico municipal “Escencia Tamaholipeca”, estampa llena de color y de júbilo , como solo se vive en México esta tradición en la que se rinde culto a los muertos.

Y entre flores de cempasúchil, olor a incienso y coloridas coronas, la banda de música del municipio también interpretó melodías alusivas al “Día de Muertos” causando emoción entre los asistentes.

La coordinación de estos eventos artísticos y culturales en panteones y museos, estuvieron a cargo de la Dirección General de Cultura, Larissa López Carillo, quien destacó el interés del alcalde Mario Alberto López Hernández de organizar eventos, que permitan reforzar esta tradición mexicana, reconocida mundialmente.

Para continuar con estas festividades, en el Museo “Rigo Tovar” se instaló un altar de muertos en honor al ídolo de Matamoros, entre discos, ropa y diferentes artículos que pertenecieron al trovador del pueblo.

Samuel Savariego Belio, Pamela Sujo Arguello y José Ángel Morales Tovías, director del Museo y coordinadores respectivamente, narraron parte de la vida y obra del cantante, quien se distinguió por ser creador e impulsor de la música de género tropical, combinando las armonías de diferentes instrumentos musicales.

En esta emotiva ceremonia se hizo mención de los gustos de Rigo Tovar como lo fueron las diferentes comidas, frutas y bebidas que eran predilectas por el cantautor. 

En el homenaje a Rigo Tovar se contó con la presencia de José Antonio García Martínez, ex baterista original del Grupo Costa, quien agradeció al Gobierno Municipal de Matamoros que se siga recordando y dando el lugar a un hombre que puso a esta ciudad en lo más alto en el ámbito internación por sus famosas canciones como “Mi Matamoros Querido”.